UN DIA POCO SOSTENIBLE EN SHANGHAI. De urbanita por la ciudad… 40 cigarrillos diarios y una ampolla en el pie izquierdo.

Hoy lo más sostenible que he hecho en todo el día, ha sido coger el metro para cruzarme Shanghai de punta a punta y hacer kilómetros a pie sobre el negro asfalto, además de fumarme 40 cigarrillos diarios por la polución según la leyenda urbana que circula por aquí y terminar con una ampolla de tamaño considerable en el pie izquierdo…se comenta que en Beijing son 80, eso sí, te los fumas gratis!!!

Cuando voy al centro, salgo desde Jiading (W), línea 11. Una línea de reciente construcción, que esta fenomenal. Tardo unos 40 min en llegar al cinturón de la ciudad. Como veis este día escapé a la hora punta, pero fijaros en todos los que van, no levantan la cabeza del móvil…pues eso es la tónica del metro Shanghai, o van durmiendo, que es la segunda opción, pero antes, hay que hacer carreras para pillar sitio libre, que son muchas paradas. Algún loco habla con alguien que tiene cerca, mira el paisaje o ve nacer y crecer en cuatro días un nuevo edificio, suelen ser los de los pueblos y provincias… “Como están las cabezas!!!!!” como diría la abuela de mi amiga Luisa. Es el furor de las redes sociales, a pesar de los esfuerzos del gobierno por bloquear o controlarlas. Os adjunto este artículo que da algunas cifras y otro que habla de los bloqueos a webs  extranjeras.

http://www.profesorbot.com/noticias/servicios_web/redes-sociales-en-china/ http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/28/comunicacion/1340878874.html

 

Salir de la boca de metro de la línea 2 en People’s Square (Plaza del pueblo), tiene esta pinta, impresionantes edificios con grandes muros cortina, publicidad a tope, centros comerciales y tiendas de lujo. Un poco aturdida por tanto colorín, sumado al hecho concreto de que la ampolla del pie izquierdo me estaba matando, decidí sucumbir al encanto del McDonalds Shanghaines, al que no profeso de normal mucha fe, para comprobar si es verdad que la globalización funciona y todo sabe igual en cualquier lugar del mundo… encontré pequeñas diferencias, parece que a los chinos les gustan las patatas mas saladas y las hamburguesas mas sosainas, salvo que pidas unas extra picantes, pero en el fondo mas de lo mismo…qué tendrá McDonalds que esta siempre lleno, personalmente no le pillo el punto, aunque reconozco que alguna vez pico. Hecha la comprobación pertinente, vuelvo a la comida local, que me sienta genial por muy mala pinta que tenga el garito en el que me meta. 

AHORRO ENERGETICO EN SHANGHAI. Las secadoras todavía no han hecho furor, impera el libre tendido de ropa callejero.

Este es Jorge, un chico mejicano amigo del grupo de lectura de Julia que lleva 6 años viviendo en Shanghai con el que quedamos frente al instituto Cervantes para ir a dar un paseo en bici por la ciudad, pero ¿que es eso que cuelga del farolillo cerca de su cabeza? Os hago un poco de “zoom”, increíble pero cierto, son unos “slips” por no decir unos calzoncillos en medio de una galería acristalada en pleno centro de Shanghai. Todavía no salgo de mi asombro.

Os paso el enlace del Instituto Cervantes, por si queréis investigar un poco. http://biblioteca-shanghai.cervantes.es/es/default.htm

Animada por el impacto visual, me anime a seguir fotografiando en otras zonas de la ciudad…En el “Old Shanghai”, el arte del “tenderete” se generaliza al “estilo pueblo”, así como la hora de hacer la colada a mano, sobre las 5 o 6 de la tarde, todo el mundo sale a la calle a lavar la ropa en una pequeña pila que tienen fuera de casa y que desagua directamente al alcantarillado publico. Allí se estila colgar la ropa de los cables eléctricos y de cualquier elemento horizontal que cruce la calle a una altura considerable, como podéis ver todo muy sostenible, cero consumo eléctrico, aunque no sabemos que quedara de estas casas y que será de estas personas en unos meses o en unos días, la ciudad cambia rápidamente y muchos de estos lugares se han convertido en solares para edificios de gran altura. Pudimos ver también a mucha gente en pijama por las calles, os diré que los diseños más populares en pijamas eran cuadros y dibujitos.

 

También son muy útiles para tender los andamios de bambú de las obras y los árboles…tienden incluso en los semáforosLa modernidad hace mucho que llegó a Shanghai pero las secadoras todavía no hacen tanto furor como los pijamas de cuadros.

 

Por último os recomiendo este sitio por el que pasamos, “GREEN & SAFE” cercano al Instituto Cervantes donde se puede comprar y comer productos ecológicos. Os enlazo una web donde podéis ver fotos del interior, de los productos y menús ecológicos. http://www.sugarednspiced.com/shanghai-green-safe/

TRAS LA PISTA DE LOS RECICLADORES ESPONTANEOS HASTA SUS ALMACENES EN EL “OLD SHANGHAI”

 

Tras callejeos varios por barrios chinos de la zona cercana al rio Huangpu, he localizado uno de los muchos “almacenes destartalados de recicladores espontáneos”.

 

El proceso por lo que he observado estos días funciona de la siguiente manera… recogen los residuos durante todo el día en esas bici-carritos que veis en la foto al lado del camión, los hay por todas partes…, hacen una primera selección, sobre todo papel, cartón y plásticos en grandes bolsas o paquetes, e incluso algunos mas especializados recogen electrodomésticos y aparatos electrónicos que llevan a estos “mini almacenes”, donde completan la selección a pequeña escala.

 

Al final del día lo cargan en camiones más grandes que lo llevan al puerto para distribuir a las recicladoras. Parece puro caos, pero la verdad es que están de lo más organizados, con sus guantes y todo. Me han comentado que la gente china es muy escrupulosa y siempre los ves enfundados en guantes de plástico a la hora de manipular cualquier cosa, especialmente comida y alimentos.

 

Hablando de comida… por allí me zampé con mi amiga Julia estos “dumplings” con sopa china rellenos de verdura y toque de cilantro, de lo mas vegetarianos, que aunque tenía mis reservas porque soy poco sopera, estaban buenísimos. Esta vez tuve mejor suerte, otro día que iba sola, elegí la comida por una fotografía y lo que pensé eran champiñones, resultaron ser pieles de pollo en salsa, no me quiero ni acordar cuando me metí una a la boca…;D